Aerotermia y suelos radiantes

Sistemas de calefacción y refrigeración

sueloradiante2La aerotermia y el suelo radiante están muy de moda en las construcciones actuales y cada vez son más personas las que demandan su instalación.
 
En HCB llevamos más de 35 años ofreciendo la mayor calidad y eficacia a nuestros clientes de Valladolid. Para ello, disponemos de un equipo técnico debidamente capacitado para poder instalar esta opción basada principalmente en energía renovable.

¿Qué son la aerotermia y el suelo radiante?

La combinación de aerotermia y suelo radiante es una opción para el sistema de calefacción que proporciona un gran confort y rendimiento energético a sus usuarios.
 
La aerotermia funciona mediante una bomba de calor que se encarga de extraer la energía del aire. Dicha energía puede introducirse en el interior de la vivienda a modo de calefacción o puede ser expulsada hacia el exterior para provocar refrigeración. Además, si cuentas con una caldera mixta o un acumulador, podrás obtener también agua caliente sanitaria.
 
La bomba de calor aerotérmica es muy versátil, ya que puede conectarse a emisores térmicos (suelo radiante, fan coils o radiadores) y también a generadores de calor (captadores solares y calderas).
 
En resumen, la aerotermia es una excelente opción porque puede funcionar cediendo calor o frío al circuito de agua para distribuirlo por toda la vivienda.
 
Por su parte, el suelo radiante es un sistema de formado por una serie de tuberías que se colocan bajo el pavimento y, al distribuirse el agua procedente de la bomba de calor por todo el circuito, se consigue extraer o transmitir el calor de la vivienda, lo que permite adaptarse a las necesidades térmicas de cada estación.
 
La mayor eficiencia energética se da a bajas temperaturas, y son tanto su bajo consumo como el confort térmico que proporciona lo que hace que esta combinación de suelo radiante y aerotermia sea excelente.

Ventajas de utilizar aerotermia y suelo radiante en tu vivienda

¿Por qué deberías plantearte esta opción para tu hogar? Te damos algunas claves:
 
• Apenas necesita mantenimiento.
• Es un sistema mucho más seguro que una caldera tradicional.
• Evitarás contratar gas o gasóleo, porque tendrás agua caliente y calefacción sin necesidad de una caldera u otro medio de combustión.
• Alto grado de confort, ya que el calor se reparte de manera uniforme en toda la vivienda.
• Eficiencia energética, al ser la calefacción que menos consume. En términos económicos, podemos hablar de un ahorro con respecto a la calefacción por gas de un 25 %. Además, se puede utilizar en verano e invierno gracias al sistema de refrigeración.
• Menos emisiones, puesto que la reducción en el consumo de energía fósil o eléctrica conlleva una menor cantidad de emisiones directas o indirectas que contribuirían a aumentar el efecto invernadero.
• Inversión amortizable en un plazo razonable de tiempo, si se tiene en cuenta el ahorro energético que se consigue gracias a esta instalación.

 

Solicita más información en el teléfono 983 982 735 o a través del formulario de contacto

Más información